Otra vez la falta de acierto deja al Arenas con dos puntos menos

El Arenas tuvo ocasiones, sobre todo en la primera parte, para llevarse el partido pero no acertó en las que tuvo.

El Arenas se deja dos puntos en casa después de tener oportunidades para llevarse el encuentro. El Sestao tuvo las suyas a cinco para el final pero se cerró el partido sin goles.

ARENAS: Txemi, Aguiar, Camus (Nacho Pérez, 46), Zumalakarregi, Cabero, Uranga, Toril (Ubis, 65), Borja Díaz (Txopi, 77), Dani López, Zabaleta y Luisma Villa

SESTAO: Magunazelaia, Gago, Magdaleno, Jon García, Mier, Gaizka Martínez, Leandro (Ander, 65), Corbalán, Guemes, Rodri, Barrenetxea

Arbitro: Alberto Fuente Martín (Cantabria). Mostró tarjetas amarillas a los locales Camus, Dani López y Luisma Villa; y por el River a Guemes, Gago y Barrenetxea (Rahmani, 84)

Dominio claro en la primera mitad del Arenas que llegó al área visitante desde el pitido inicial. La ocasión más clara fue para el ex-verdinegro Toril que se quedó solo ante Magunazelaia al cuarto de hora pero no acertó a batirle. Llegó bien por las bandas el Arenas y Zabaleta tuvo otras dos ocasiones, en la primera su volea se fue por encima del larguero y en la segunda fue precisamente el larguero quien evitó el tanto a la media hora de partido. El Sestao llegó en varias ocasiones al área local pero no creó peligro en ninguna de ella ya que apenas pisó área en ataque.

Nada más comenzar la segunda parte se anuló un gol a Dani López por fuera de juego. Y en la siguiente jugada primera ocasión para los fabriles con remate de cabeza flojo de Barrenetxea. El Arenas volvió a dominar en la segunda mitad pero le costó rematar ante un Sestao que lo intentó también pero con menos remate aún salvó en los cinco últimos minutos donde tuvo dos claras ocasiones, con una mano milagrosa de Txemi para evitar un remate en el segundo palo, y un disparo fuera a la media vuelta de Corbalán fuera. Ya en el descuento Luisma Villa tuvo el gol en un libre directo que sacó el meta visitante a córner. Al final, reparto de puntos que no sirve casi a ninguno de los dos.

Compartir en:

Deja tu comentario